Saltar al contenido

Asientos de Cuero – Consejos y Cuidado del Coche

Asientos de cuero Coche

CONSEJOS PARA EL MANTENIMIENTO DE LOS ASIENTOS DE CUERO

Desgaste por el tiempo, manchas, desgarros… Los asientos de cuero de su coche están sometidos a muchas tensiones a lo largo de los kilómetros. Aquí tienes 3 consejos de mantenimiento para conservar su estado y su brillo.

Cuero beige, cuero marrón, cuero negro… E incluso cueros «individuales» en colores especiales. Desde que su vehículo está equipado con asientos de cuero, es necesario tener un cuidado especial para conservar su brillo y buen estado. Al igual que el volante o los distintos botones y mandos del coche, la tapicería de su vehículo es vulnerable a cada uno de sus desplazamientos, pero también a las sustancias grasientas y a otros desgastes cotidianos. He aquí 3 maneras de conservar una bonita tapicería de cuero.

  1. Aspirar el polvo
    Válido para todos los tipos de tapicería y esencial en todos los casos, la limpieza regular del polvo de sus asientos es crucial. Se trata de un procedimiento de mantenimiento sencillo y rápido que evitará que sus asientos de cuero se ensucien y la suciedad se incruste. No dude en aspirar los distintos pliegues y juntas de su tapicería con una boquilla de precisión. Para la limpieza, un simple paño empapado en agua tibia bastará para eliminar la capa de suciedad que se acumula con el tiempo. Es aconsejable limpiar el cuero semanalmente para mantenerlo limpio en todo momento. Utilice siempre movimientos suaves y respetuosos para evitar cualquier marca o arañazo involuntario en su cuero.
  2. Cuidado del cuero y uso de productos especiales
    Muchos automovilistas piensan que un cuero desgastado, es un cuero perdido para siempre. ¡No! ¿Sabía que es posible recuperar el cuero muy dañado, descolorido o incluso desgarrado, gracias a diversos productos de limpieza cada vez más eficaces? Si su cuero beige está muy sucio por falta de limpieza regular, o si su cuero negro se agrieta con el paso de los años, no dude en comprar productos de mantenimiento dedicados a su tipo de tapicería de cuero. Esto le permitirá nutrir y pulir sus asientos para que el cuero vuelva a estar sano y brillante. Y a partir de ahí, podrás retomar los buenos hábitos de mantenimiento regular aplicando los gestos adecuados desde el primer punto. Consejo: si no tienes un producto específico a mano, una mezcla de vinagre blanco y aceite de linaza te dará grandes resultados.
  3. Respeta tu cuero
    Este último punto es más preventivo que curativo. La mejor manera de evitar grietas y desgarros anormales es prestar atención a lo que se hace primero. Es al entrar y salir del vehículo cuando los asientos de cuero son más propensos a la agresión. Para minimizar el impacto de sus movimientos, asegúrese de no rozar los asientos en cada paso, ya sea con las llaves que salen de su bolsillo, las monedas u otros objetos en los asientos (sobre los que se sienta sin pensar en la fricción generada), o su reloj y otras joyas en contacto con la tapicería. Lo mismo ocurre con sus pasajeros cuando suben al vehículo. El cuero que está constantemente bajo ataque se marcará mucho más rápidamente que la tapicería de tela. De ti depende que se respete y se mantenga si quieres (ojalá) que siga brillando con vitalidad. Buena suerte.